martes, 11 de agosto de 2015

Preguntas trampa en las entrevistas de trabajo


Quitando alguna dinámica de grupo de esas que quitan el hipo, las empresas siempre suelen hacer las mismas preguntas a los candidatos en las entrevistas. La finalidad, sonsacarte información adicional sobre ti y tu estilo de vida.
La principal virtud del reclutador es la sospecha, si llevas mucho tiempo en el mismo puesto de trabajo y explicas que no te entusiasma probablemente sospeche que tienes falta de iniciativa, si por el contrario, tu vida laboral cambia continuamente, y cambias de empresas continuamente, pensará que no tienes sentimiento de pertenencia al grupo o que la presión te vence, recuerda siempre por tanto su principal labor es...sospechar.

La temida pregunta, ¿qué me puedes contar de ti?. Obviamente el reclutador quiere conocerte un poco más pero no quiere que le recites tu currículum, eso lo tiene en sus manos. Tampoco quiere que le cuentes toda tu vida, mide tus palabras.
Si eres mujer no te debe resultar extraño que te pregunten de una forma sutil por tu idea de la maternidad. Lo que quieren oír, pues que no es algo que te plantees en este momento ni a corto plazo.
Si llevas tiempo en el paro, te preguntarán por qué llevas tanto sin trabajar. El entrevistador quiere saber si te han rechazado muchas veces en otras empresas. Recuerda que eres hábil, puedes camuflar tu situación y salir del paso airoso.
Si por el contrario estas en activo y has acudido a una entrevista, deberás dejar claro que has acudido a la cita en tu tiempo libre. En este caso no resultará extraño que te pregunten por qué quieres cambiar de empleo. Nunca hables mal de tu jefe o de tus compañeros de trabajo. Simplemente escurre el bulto dejando claro que buscas realizarte profesionalmente en otro entorno.



Es fundamental que te documentes sobre la empresa antes de acudir a la entrevista. No resulta raro que los reclutadores te pregunten por tus conocimientos de la compañía en la que pretendes trabajar. No ocultes que te has documentado en Internet y si puedes aporta algún dato significativo que creas relevante. Si la pregunta va acompañada de un ¿por qué quieres trabajar con nosotros? Centra la respuesta en la palabra motivación, nada de explicar tus malas experiencias en empresas anteriores.

A las compañías no les interesa formar a gente que se marche en unos meses, por eso no resulta raro que te pregunten cuanto tiempo tienes pensando quedarte en el puesto. Obviamente quieres el puesto así que recalca que sea de forma indefinida para desarrollarte profesionalmente como te gustaría.
Estas son solo algunas de las preguntas, pero gracias al altísimo número de personas en situación de demanda de empleo, los entrevistadores pueden realizarte un montón de preguntas más. Debes dejar claro que eres una persona organizada, a la que el estrés no puede vencer y muy responsable. Recuerda siempre que las mentiras tienen unas patas muy cortas, a largo plazo mentir sobre tu dominio de idiomas o demás no será nada útil. Acompaña todo esto con una sonrisa y un tono de voz pausado y tranquilo en toda la entrevista, no habrá puesto de trabajo que se te resista. ¡Animo!