viernes, 27 de febrero de 2015

¿De verdad sabes estudiar?

Retomar los estudios tras años sin tocar un libro exige un esfuerzo extra que muchas veces nos agobia y desanima debido a la cantidad de información que tenemos que recordar y al poco tiempo o ganas de las que disponemos. Desde Certia Editorial queremos hacerte más llevadera esta tarea, aquí tienes algunos consejos de estudio que te permitirán alcanzar tus objetivos y ambiciones académicas en este 2015. ¡Ponlos en práctica y verás cómo ponerte a estudiar será más sencillo.

Si estudias en casa, lo primero que debes hacer es dedicar un área de tu casa exclusivamente para el estudio. No es bueno que te pongas a estudiar en espacios donde realizas otras tareas, como por ejemplo la cama, el sofá o delante del ordenador si consideras que te puede distraer. Y antes de empezar, coloca a tu lado todo aquello que puedas necesitar, bolígrafos, libretas, diccionario, ya que si te tienes que levantar a menudo te vas a distraer.

Establecer una buena rutina de estudio es también fundamental. Ésta comienza por definir el horario en el que nos concentramos más. Hay que gente que estudia mejor por las mañanas y otra que se concentra más por las noches. Además, es mejor estudiar un poco todos los días y no mucho en pocos días.

Y no te olvides de fragmentar tus sesiones de estudio, ya que nuestra capacidad de retener información empieza a disminuir tras 25-30 minutos, por eso es bueno realizar pequeñas pausas para no saturarse. Además, lo más recomendable es empezar siempre por la materia más complicada y dejar lo más sencillo para el final.

Otro aspecto muy importante que debes tener presente, es que no se trata de memorizar términos como un papagayo, sino de comprender lo que estamos estudiando. Una vez que lo comprendas te será más fácil recordarlo.

Toma notas, subraya, haz resúmenes, esquemas, mapas conceptuales, busca información complementaria en Internet…Estas técnicas te ayudarán a retener la información más importante y te servirán para repasar lo aprendido. También es muy útil explicar a otra persona lo que has estudiado con tus propias palabras.

Duerme bien y haz algo de ejercicio, aunque sea simplemente caminar durante 30 minutos. Está demostrado que el ejercicio físico mejora el rendimiento académico.

Por último y aunque no te lo creas, tu actitud tiene un gran impacto en la efectividad de tus horas de estudio. Deja de decir que no vas a poder hacerlo y sé positivo…¡Todo depende de ti!