miércoles, 30 de diciembre de 2015

Un propósito para el 2016…Invertir en formación

La crisis, la falta de tiempo, el coste económico han provocado que en los últimos tiempos la formación se haya dejado en un segundo plano en muchas empresas. Sin embargo, es importante que las organizaciones 'cambien el chip’ y comprendan que  la formación no es un gasto ni una pérdida de tiempo, sino todo lo contrario, se trata de una inversión a largo plazo que beneficiará tanto a la empresa como a sus trabajadores.



¿No te lo crees?  Aquí tienes 5 razones de peso para invertir en formación en tu empresa
  • Ventaja competitiva. Cuando tu personal se recicla y actualiza sus conocimientos, está ofreciendo un mejor servicio en nombre de tu empresa, lo que genera confianza hacia tu marca y una ventaja con respecto a la competencia.
  • Personal implicado. La formación puede ayudarte a motivar a tus trabajadores, logrando involucrarlos en los objetivos de tu empresa y evitando que los mejores se marchen.
  • Oportunidad de innovar. Los nuevos conocimientos adquiridos pueden ser una excelente oportunidad para abrir nuevas áreas de negocio.
  • Delegar tareas. Un trabajador formado puede asumir un mayor número de tareas de forma independiente, permitiendo que se involucre también en la toma de decisiones y en la resolución de problemas. además, aumenta su enriquecimiento intelectual y personal.
  • Reducción de accidentes laborales, uso ineficaz de tiempo y materiales, sustituciones y absentismo laboral…

¿Sigues pensando que la formación es una tontería o una oportunidad para mejorar la rentabilidad de tu empresa?  Nosotros lo tenemos claro, ¿y tú?