viernes, 30 de enero de 2015

Estudiar y trabajar ¿Mito o realidad?

En este artículo,la palabra fácil no va a definir la compatibilidad entre trabajar y estudiar. En Certia Editorial sabemos que es muy complicado y en este post, os proponemos algunos trucos para que podáis conseguirlo sin problema.



Todo el mundo sabe que la situación ideal del estudiante es la de tener un benefactor que lo mantenga para que pueda entregarse en cuerpo y alma al estudio. Sin embargo, cuando nos hacemos adultos,  la realidad nos abofetea y nos damos cuenta de que para conseguir nuestras metas tenemos que enfrentarnos solos a nuestro destino.

Una de las principales armas para afrontar esta situación es una buena organización, debes tener claro el horario que dedicas a cada actividad. Todos los días tienes que compatibilizar ambas cosas, por lo que debes ser metódico y tener fuerza de voluntad. Recuerda que cuando consigas tus objetivos, la recompensa será doble.

Organiza bien tu agenda, anota todas las tareas pendientes, fechas de exámenes o trabajos de clase. Recuerda que hoy en día, buscadores como Google ponen a tu disposición calendarios virtuales que te ayudarán en este punto. También existen múltiples aplicaciones  gratuitas para teléfonos móviles o tabletas, que tienen esta finalidad. (Calendario Pocketlife, Horario de Clases, Opus Domino Mobile son algunos ejemplos pero hay un montón).

Recuerda que aunque te enfrentes a esto solo, esta bien que tus compañeros de trabajo e incluso tus jefes conozcan tu interés en formarte, informa en el trabajo de que estás luchando por mejorar, te ayudará a la hora de compatibilizar los estudios con tu empleo. Del mismo modo, haz lo mismo con tus compañeros de clase, te ayudará a recopilar apuntes, rodearse de gente buena es fundamental.

Tienes que tener claro que al final siempre hay tiempo para todo, puedes estudiar, trabajar, tener una vida social y conseguir que tu casa sea habitable sin que para eso tengamos que contratar un servicio de limpieza. Ajusta los tiempos que dedicas a cada actividad. La vida ociosa será más reducida, el día no tiene más de 24 horas así que tienes que analizar tus prioridades. Recuerda que existen las vacaciones y que el curso escolar no es eterno, canaliza ahí tus ansias de libertad.


Estudiar y trabajar es duro pero no es imposible, no te frustres a la primera de cambio, ni te exijas más de lo que puedas abarcar, tampoco es saludable estipularse un tiempo determinado. Eres un adulto que está haciendo un gran esfuerzo, así que con calma y buena letra. No te dejes vencer por el estrés, ni seas demasiado exigente contigo mismo, lo importante ya lo tienes, un objetivo que te ayudará a mejorar.



Si el desaliento se apodera de ti, recuerda que querer es poder y que, más tarde o más temprano lograrás tus metas.